Apple se disculpa y ofrece reemplazos de baterías por solo $29 dólares

Una semana después de que se revelara por primera vez que Apple estaba disminuyendo la velocidad de los iPhones más

Apple se disculpa y ofrece reemplazos de baterías por solo $29 dólares

Una semana después de que se revelara por primera vez que Apple estaba disminuyendo la velocidad de los iPhones más antiguos, aparentemente para estabilizar el rendimiento, la compañía ha cedido a la creciente presión y, como gesto aparente de buena voluntad, está ofreciendo a los propietarios de iPhone 6 y modelos posteriores, un reemplazo de batería por $29 dólares, es decir, un descuento de $50 dólares por tiempo limitado.

Después de toda la controversia suscitada, es casi imposible no estar familiarizado con el rumor de que, supuestamente, Apple desacelera los iPhones más antiguos en un esfuerzo por hacer que los usuarios recurran a la compra de nuevos dispositivos. Por supuesto, Apple mantiene que ese no es el caso y ofreció una declaración sobre por qué los iPhones pueden tener problemas a medida que envejecen.

Apple reconoció que ha disminuido deliberadamente la velocidad de sus teléfonos más antiguos, pero afirma que se trata de un esfuerzo por manejar mejor la producción de energía que las baterías envejecidas pueden presentar. Aun así, muchos usuarios siguen molestos. Tanto, de hecho, que se han presentado varias demandas legales contra la compañía.

Como respuesta a los crecientes reclamos, el jueves 28 de diciembre Apple lanzó un nuevo comunicado con una disculpa por la confusión en torno a la batería y los problemas de rendimiento. La compañía declaró que “nunca hemos hecho, y nunca haríamos nada para acortar intencionalmente la vida útil de ningún producto de Apple, ni degradar la experiencia del usuario para impulsar que los clientes se actualicen a un nuevo producto”.

Apple también prometió lanzar una actualización de software en el 2018 que permitirá a los usuarios controlar mejor el rendimiento y la salud de la batería en sus dispositivos. Además, indicó que reducirá el precio del reemplazo de la batería en todos los teléfonos iPhone 6 y posteriores a $29 dólares para el próximo año.

Este esfuerzo por recuperar la confianza de sus usuarios llega después de la primera declaración de Apple, en la cual admitió que ha utilizado actualizaciones de software para limitar el rendimiento de modelos de iPhones anteriores y evitar que se apaguen inesperadamente. Sin embargo, muchos clientes manifestaron su descontento por esta decisión, ya que dudan que esas sean las verdaderas razones, y algunos sugirieron que Apple podría estar usando la táctica para empujarlos a comprar teléfonos nuevos.

Por tal razón, el pasado  21 de diciembre, Apple recibió demandas legales separadas por parte de usuarios de California e Illinois, argumentando que la compañía no tenía su consentimiento para desacelerar sus iPhones.

Además, dos personas de Chicago, junto con residentes de Ohio, Indiana y Carolina del Norte, afirman que las actualizaciones iOS de Apple fueron diseñadas para “ralentizar deliberadamente las velocidades de rendimiento de los teléfonos, forzando fraudulentamente a los propietarios de iPhone a comprar el último modelo ofrecido por Apple”.

Por su parte, el abogado para los demandantes, James Vlahakis,  dijo al Chicago Sun Times: “Las empresas deben darse cuenta de que los clientes merecen respeto y que cuando gastan sus dólares duramente ganados en un producto, esperan que funcione como es debido. En cambio, Apple parece haber ocultado por qué los teléfonos más antiguos se estaban desacelerando”.

Los dos demandantes de California, Stefan Bogdanovich y Dakota Speas, están buscando ganar el caso por daños y perjuicios, diciendo que las acciones de Apple les causaron “daños económicos por los que tienen derecho a una indemnización”. Los demandantes están tratando de ganar el caso no sólo para ellos, sino para defender a todos los propietarios de teléfonos inteligentes Apple anteriores al iPhone 8 en los Estados Unidos.

Bogdanovich y Speas afirman que “nunca se les dio la opción de negociar o elegir si prefirieron tener sus iPhones más lentos de lo normal” y que “sufrieron interferencias en el uso de su iPhone debido a la desaceleración intencional” y por eso, tienen derecho a una compensación, que incluye el reemplazo de un teléfono antiguo, pérdida de uso y valor, compra de baterías nuevas y pérdidas en forma de privación del valor de sus iPhones.

También afirman que tienen derecho a una compensación por “pagos en exceso” a Apple para iPhones que, debido a que Apple ha “interferido a propósito para ralentizar su rendimiento”, los demandantes “no recibieron lo que pagaron”.

Sin embargo, Apple insiste que las actualizaciones se hicieron con el fin de ayudar a mantener el rendimiento de las baterías de iones de litio, que aparentemente se degradan con el tiempo, lo que a veces puede hacer que los teléfonos se apaguen repentinamente para proteger sus componentes. Por eso, han afirmado que las actualizaciones  de software para el iPhone 6, iPhone 6S, iPhone SE y iPhone 7 están diseñadas para “suavizar” las demandas de energía máxima, prevenir esos cierres sorpresivos y hasta para prolongar la vida útil de las baterías.

El culpable parece ser un componente que está enterrado en el código de iOS11, llamado ‘Powerd‘. En una serie de tweets, los investigadores revelaron que Powerd es “responsable de controlar la velocidad de la CPU/GPU y el uso de energía, en función de la salud de la batería del iPhone”. Según explican, Powerd tiene un sistema de control que asegura que tu iPhone, iPad o iPod Touch no se sobrecaliente o incendie, pero también ralentiza tu dispositivo a medida que la batería se vuelva más antigua.

Tal es el caso de Futuremark, el fabricante de numerosas piezas de software de evaluación comparativa, quienes en Octubre concluyeron una prueba de un año con más de cien mil iPhones, y dicen que sus los datos refutan los rumores de que Apple estaría reduciendo deliberadamente la velocidad.

Las pruebas de Futuremark involucraron a los iPhones 5s, 6, 6s y 7 y encontraron que no había evidencia de desaceleraciones deliberadas. En el caso del iPhone 5s, que se lanzó en 2013, el rendimiento de la CPU (unidad central de procesamiento) y la GPU (unidad de procesamiento gráfico) se mantuvo constante desde iOS 9 hasta el recientemente lanzado iOS 11. Hubo algunas variaciones menores, pero todas cayeron dentro de los rangos normales.

En el caso de los otros modelos, el rendimiento de la GPU se mantuvo constante a lo largo del tiempo, pero hubo una ligera caída en el rendimiento de la CPU. Futuremark notó que estos podrían haber sido influenciados por las actualizaciones de iOS, pero enfatizó que es poco probable que los usuarios normales los noten en el uso regular.

Esta es una de las teorías de conspiración más antiguas en tecnología: cada vez que Apple lanza una nueva versión de iOS, hay quejas de los usuarios de que sus iPhones antiguos funcionan más lentamente, y se especulaba que la compañía intencionalmente desacelera modelos más antiguos para incentivar a los usuarios a actualizarse a modelos más nuevos y más caros.

Ahora, que la teoría resultó verdadera, Apple continúa tratando de lidiar con las consecuencias.


Etiquetas populares